Adiós a carritos de tracción humana

Los carritos tirados por hombres en Calcuta, inmortalizados por la famosa novela de Dominic Lapierre “La ciudad de la alegría”, dejarán en breve de ser una realidad para pasar a formar parte de los libros de historia.

Una ley que pasó la asamblea del estado de Bengal Oeste describió a esta forma de transporte centenaria como “inhumana”.

La asamblea aprobó la ley prohíbe esta clase de transporte por voto mayoritario.

La propuesta recibió el respaldo de partido de gobierno, mientras que la oposición se manifestó en contra.

Hombres descalzos

Calcuta es una de las últimas ciudades en prohibir este medio de transporte.

“Los occidentales tratan de asociar a los pordioseros y a estos carruajes con el paisaje de Calcuta, pero eso no es lo que Calcuta quiere. Calcuta lucha por la prosperidad y el desarrollo”, dijo Buddhadeb Bhattacharya, ministro jefe de Bengal Oeste recientemente.

“Esta forma inhumana de transporte debería haber terminado hace años”, dijo el alcalde de la ciudad, Bikash Ranjan Bhattacharya.

“No podemos imaginarnos un hombre sudando y tratando con dificultad de empujar a otro hombre”.

Los comerciantes chinos introdujeron los carritos a tracción humana en Calcuta a principios del siglo XX, y desde ese entonces, hombres descalzos y demacrados los han empujado.

En la actualidad es muy común verlos por las calles de la ciudad, y están en gran demanda durante la temporada de los monzones, cuando las calles se inundan y se hace difícil la circulación en taxi o en carro.

Los hombres que jalan los carritos, cuyos cuerpos brillan por la transpiración al arrastrar su carga, son conocidos como “caballos humanos”.

Soluciones

Muchas personas utilizan el carrito durante la temporada de los monsonesEllos ganan unas 100 rupias al día (US$2,25). La mayoría duerme, come y vive en las bulliciosas calles de la ciudad.

Muchos son de los estados pobres vecinos a Bengal Oeste. En la mayor parte de los casos no tienen sus propios vehículos sino que tienen que pagar gran parte de lo que ganan para alquilarlos.

China prohibió los carros a tracción humana después de que los comunistas llegaron al poder, en 1949. Calcuta es uno de los pocos lugares en el mundo en los que esta clase de vehículos se utiliza a diario.

Las autoridades dicen que buscarán maneras de reemplazarlos con motocicletas de tres ruedas o carros tirados por bicicletas, pero no explicaron cómo financiarán el proyecto.

Mohammad Aslam, del sindicato de hombres que empujan carritos, dijo que no se oponía a la prohibición, si ésta no significaba la pérdida de puestos de trabajo.

“Esperamos que el gobierno haga los arreglos necesarios y que las miles de personas que trabajan en este oficio no se queden sin nada”, señaló Aslam.

La novela “La ciudad de la alegría” escrita en 1985 describe la vida de un cura francés en Bengal Oeste que intenta ayudar a la gente que vive en barrios marginados. Se convirtió más tarde en una película de Hollywood.

Uno de los personajes principales es un hombre que carga un carrito y que se enferma por la naturaleza de su trabajo.

Fuente: BBCMUNDO.com

Advertisements

Leave a comment

Filed under Cultura

Comments are closed.