Dos, tres, muchos Saddam

Ésta es una aldea típica, sin nada de particular -como muchas otras- del estado de Bihar, en el norte de India.

Está llena de casas de ladrillo sin revocar, callejones polvorientos, estructuras con techos de paja y niños mocosos, sucios y descalzos.

En Lakhanow, lo que no falta son niños con el nombre de Saddam Hussein. Fotos de la aldea: Prashant Ravi.No parece que hay mucha agua o cualquier otro tipo de infraestructura.

Pero hay algo en la aldea de Lakhanow -y en otros pueblecitos de la zona- que los hace muy diferentes.

Ejaj Alam, un contratista civil de poca monta, de unos 35 años de edad, ofrece la respuesta: ha decidido cambiarle el nombre a su hijo, de tres años.

En lugar de llamarlo Majhar Alam, su padre prefirió el nombre de Saddam Hussein, en honor al ex líder iraquí, quien fue ejecutado el 30 de diciembre.

Sunitas

Lo que es más, el niño no es el único Saddam Hussein en su vecindario.

Ejaj AlamSólo en Lakhanow hay más de 20 Saddam Husseins.

Y la gente de la zona dice que más de cien muchachos con ese nombre viven en 27 aldeas de los alrededores, dominadas principalmente por musulmanes sunitas.

Incluso hay una familia con un hijo llamado Saddam Hussein y otro, más pequeño, al que nombraron Osama bin Laden.

No debe ser una coincidencia que todos los niños que se llaman Saddam Hussein nacieron después de la primera guerra de Estados Unidos contra Irak, en 1991.

Un lugareño, Mohammed Nizamuddin, cuyo nieto nació precisamente ese año y se llama Saddam Hussein, dice que antes de la guerra no era un nombre común.

Tributo

Y ahora, después de la tan filmada ejecución del ex presidente iraquí, los aldeanos de Lakhanow han decidido nombrar en su honor a todos los niños varones recién nacidos.

La mayora dice que quieren ser como el ex lder iraqu.“Ésta es nuestra manera de rendirle tributo a nuestro líder. Queremos que su legado siga vivo, por lo menos en nuestra aldea”, dice Ejaj Alam.

“Si Dios quiere, un día nuestra aldea estará llena de Saddam Husseins”.

Otros aldeanos también se expresan con vehemencia sobre este tema.

“George Bush puede ahorcar a un Saddam Hussein, pero crearemos un ejército de Saddam Husseins”, dice el líder local Ayub Khan.

“Que venga a nuestra aldea para que vea que Saddam Hussein nunca podrá ser ejecutado”, añadió.

“Errores de cálculo”

Aquí nadie menciona las terribles violaciones de los derechos humanos cometidas por el ex líder iraquí, ni sus asesinatos, ni sus numerosos “errores de cálculo”.

Muchos de los jóvenes rezaron por el alma de Hussein.Todo eso queda a un lado, barrido por el culto a su personalidad.

Cerca de la aldea se encuentra la única escuela privada de la zona, la Academia Dini, a donde casi un centenar de Saddam Husseins vienen a leer, a escribir y a aprender más sobre el ex mandatario de Irak.

“Fue durante la Guerra del Golfo que supimos sobre la valentía, sobre el valor del presidente iraquí, que corajudamente llamaba a derrotar los decretos imperiales de Washington”, dice Nizamuddin.

“Inmortalizado”

Los aldeanos no mantienen en secreto el hecho de que el presidente de Estados Unidos no es precisamente la personalidad que más admiran.

La mayoría asegura que Hussein ha sido “inmortalizado” con su ejecución.

Muchos saben muy poco sobre el ex mandatario iraquí, lo que no les impide creer en la propaganda que le otorga un estatus casi divino.

¿Y qué piensan los nuevos Saddam Husseins de sus cambios de nombre? Parece que les han dicho que pensar desde una edad muy temprana.

“Me siento extremadamente orgulloso de llevar el nombre de Saddam Hussein. Era un gran líder, un león que se enfrentó al poderío de Estados Unidos y se convirtió en el salvador de los débiles”, dice un pequeño Saddam, nacido en mayo de 1993.

“Yo también quisiera ser como el presidente iraquí y morir como él”, añade.

Deuda

Otro Saddam, nacido en mayo de 1992, dice orgullosamente que tratará de “vivir a la altura del nombre del gran guerrero”, a quien muchos también llaman “el querido líder”.

En la aldea no se habla de las violaciones de los derechos humanos cometidas por Hussein.El mayor de los Saddam Husseins de la aldea, nacido poco después de la primera Guerra del Golfo, parece ser el más vociferante.

“Tengo una gran deuda con mi padre por haberme dado este nombre en honor a nuestro venerado líder”, dijo.

“Fue sólo después de su ejecución, cuando las noticias y las fotografías aparecieron en los periódicos, que supe lo grande que era”.

Un pequeño problema

El día de la ejecución, todos los Saddam Husseins de la zona se congregaron en la mezquita de la aldea para rezar por su alma.

Después hicieron una procesión y quemaron efigies de George W. Bush.

Pero hay un pequeño problema con tener tantos Saddam Husseins tan jóvenes, según el aldeano Mohammed Hassan Abbas.

“En el área de juegos, Saddam Hussein corre detrás de Saddam Hussein, a la izquierda de Saddam Hussein, quien le lleva la delantera a Saddam Hussein pero va rezagado con respecto a Saddam Hussein…realmente puede ser un poco confuso”, dice.

Fuente:  BBCMUNDO.com

Advertisements

Leave a comment

Filed under Cultura

Comments are closed.