La Gioconda tiene dos descendientes

Hallazgo de la genealogía

Son Natalia e Irina Strozzi; descubren sus lazos de sangre con la mujer que posó para Da Vinci

PARIS (De Le Figaro ).- Al término de un largo trabajo, un investigador italiano, especialista en genealogía, afirmó haber encontrado a las descendientes de la famosa Mona Lisa, pintada por Leonardo da Vinci. Son dos hermanas, de entre 20 años y 30 años, que se sorprendieron por la novedad, según revelaron al ser entrevistadas por Le Figaro .

Las hermanas Strozzi, descendientes de un pr�ncipe italiano, en la entrada del Museo del LouvreDescendientes del príncipe Strozzi de Toscana, ambas son jóvenes graciosas y alegres.

La menor, Irina es de naturaleza dulce y afable, y habla siete idiomas. Luego de convertirse en una virtuosa pianista, estudió economía en la Universidad Bocconi, de Milán. Más tarde realizó una pasantía en 10 Downing Street, la residencia del primer ministro británico Tony Blair, y se trasladó luego a Bruselas, donde trabajó con el presidente de la Comisión Europea, Manuel Barroso. Hace algunos días, con sólo 24 años, concluyó sus estudios como mujer de negocios en JP Morgan.

La mayor, Natalia, es simpática y coqueta. Aprendió danzas con Rudolf Nureyev, actuó en películas con Alberto Sordi y Claude Lelouch, y a los 29 años, Edizioni Polistampa publicó sus memorias en Italia. La obra traducida al ruso logró un inmenso éxito a orillas del Moskova y del Neva. Pianista de talento, como su hermana, Natalia se considera menos intelectual que Irina, ya que no aprendió más que cinco idiomas.

Vida sin sobresaltos

Las dos princesas Strozzi suelen pasar sus vacaciones entre Positano y Saint Barthelemy, con otros jóvenes de su edad y condición. El resto del año habitan con su padre, el príncipe Gerolamo Strozzi, en sus dominios de Cusona, en Toscana. Esperando a sus respectivos príncipes azules se dedicaron al arte de la enología, una tradición familiar desde hace más de mil años.

El mes último el investigador Domenico Savini, estudioso de la genealogía de las familias de Florencia, llegó a perturbar sus apacibles vidas, al sumergirse en los archivos familiares de los Strozzi, que en el siglo XIV fueron los grandes competidores de los Médici. De pronto, Savini salió de la biblioteca y reveló a las princesas Irina y Natalia, a las que dejó asombradas, que eran las últimas descendientes de la Gioconda.

El especialista Savini vive en Florencia. Fue en su casa donde le contó a Le Figaro cómo llegó a Irina y Natalia desde la Gioconda.

Su hipótesis se funda en lo que los historiadores consideran la más probable, a partir del testimonio del arquitecto Giorgio Vasari: la joven pintada por Leonardo se llamaba Lisa Gherardini. En 1495, cuando tenía 16 años, se casó con Francesco Bartolomeo del Giocondo, de 19 años, hijo mayor de un comerciante de seda. Su esposa Lisa le dio dos hijos y una hija. Su retrato fue encargado en 1503 por su esposo a Leonardo. Pero el pintor jamás se lo envió al marido. Lo guardó cerca de él.

De la Mona Lisa se sabe poco, salvo que llevaba una existencia recluida y discreta en su casa familiar de la calle Della Stufa. Murió el 15 de julio de 1542 y fue inhumada en el convento de Santa Ursula. La línea directa de Del Giocondo se extinguió a fines del siglo XVII, pero sobrevivió por la rama femenina.

Primero, por una alianza entre Maddalena del Giocondo con Niccolò del Garbo. Luego, por la unión del hijo de Maddalena con Lisabetta de Mozzi. Los archivos de los Mozzi del Garbo que, por sus alianzas patricias pasaron al siglo XIX a la familia Bombicci-Pontelli, evocan un retrato de Mona Lisa. Savini estableció la filiación entre Mona Lisa y las princesas Strozzi gracias a la condesa Maria Luisa Guicciardini, que nació con el apellido Bombicci-Pontelli, heredera de los archivos de los Mozzi, de los Garbo y de los Giocondo.

“Lo más interesante, según el estudio del investigador, es que los archivos de la familia Mozzi hablan de un retrato de la Mona Lisa que en el siglo XIX se encontraba todavía en la galería de pinturas familiares. No soy historiador de arte, pero estoy seguro de que la familia Mozzi es el lazo de unión entre las familias Del Giocondo y los Strozzi.”

Ancestros ilustres

Le Figaro decidió cotejar a la Gioconda original con las jóvenes Strozzi.

El encuentro con las jóvenes tuvo lugar en París. En un café, Irina y Natalia recordaron primero que, más allá de la encantadora sorpresa de una posible filiación con la Gioconda, sus ancestros se encuentran ya tanto en la galería de las batallas del castillo de Versalles -como Piero Strozzi, mariscal de Francia-, como en Florencia, ciudad en que su abuelo Francesco Guicciardini fue alcalde y ministro de Agricultura y de Comercio Exterior.

La joven Irina recordó la figura de su ancestro Francesco Guicciardini, gobernador de los Estados Pontificios, filósofo e historiador. “No tenemos papas en la familia; sólo santos”, concluyó Natalia, al mencionar a Stanislav Kostka, a quien el pontífice Juan Pablo II amaba mucho.

Fuente: LANACION.com

Advertisements

Leave a comment

Filed under Cultura

Comments are closed.