¡Cuidado con el nombre!

Este año la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles creó una oficina de control de nombres de los nuevos modelos. Su objetivo es prevenir algunas sonoras catástrofes a la hora de bautizar vehículos.

Cuando el modelo de un nuevo automóvil está decidido, comienza una etapa que ya nada tiene que ver con motores o carrorecías, sino con letras y sonidos: la búsqueda de su nombre preciso, de su bautizo.

Unas 15 empresas en Alemania se dedican a inventar los nombres de los nuevos modelos de autos.

Lingüistas, historiadores, artistas y hasta escritores, pertenecen a los grupos encargados de hacer girar en sus cabezas las combinaciones más extrañas de letras.

Las posibilidades no son muchas; ya casi todos los nombres más codiciables están patentados o ya han sido utilizados por la industria, comenta, algo desconsolado, uno de los inventores de nombres, Markus Glotter.

El “alma” en un nombre

“Los nombres que mejor funcionan en el sector automovilístico ya están agotados: nombres de animales, de dioses griegos, seres míticos, signos del zodíaco y cosas parecidas. Todos ya han sido utilizados, así es que tenemos que crear nombres de fantasía”, manifiesta Glotter.

Fue demasiado tarde para que Mitsubishi retirara el nombre de uno de sus modelos.Los apelativos deben tener además una serie de inextricables propiedades: mostrar de alguna manera el “alma” específica del modelo de automóvil, ser fácil de recordar y capaz de pronunciarse, en principio, en cualquier idioma del planeta.

Pero los nombres de fantasía tienen sus riesgos.

Mitsubishi Pajero

“Con los nombres de fantasía los fabricantes de automóviles han tenido muchos disgustos”, explica Glotter.

“Fiat, por ejemplo -agrega- no pudo vender su modelo ‘Uno’ en Finlandia porque ‘Uno’ en finlandés significa algo así como ‘idiota”.

En Suecia tuvo una suerte parecida el Fiat Regatta; “Regatta” allá se le llama a una esposa infiel”, comenta Glotter.

Nadie podrá olvidar al infelizmente bautizado “Mitsubishi Pajero”, que ya estaba estampado en todas sus carrocerías y en medio de un infernal aparato publicitario antes que un azorado hispanohablante informara de la catástrofe.

La oficina de control de nombres busca prevenir algunas catrástofes sonoras.Quizás para salvarse de posibles culpas, Volkwagen le dio a elegir al público alemán el nombre de un nuevo modelo de todo terreno.

Entre “Nanuk”, “Namib”, “Rockton” “Samun”, se impuso “Tiguan”; al parecer las investigaciones del departamento de nombres de la Volkswagen (¡existe!) no ha encontrado reparos a este exótico nombre de fantasía.

Manfred Gotta, padre de nombres ya tan famosos como “Twingo”, “Smart” o “Vectra” se siente un compositor: “Un pintor tiene sus colores, un músico sus notas, yo tengo letras e intento producir sonidos con ellas, esperando que la gente diga: ¡Me encanta, me provoca algo!”

Qué clase de emociones produzca el nombre “Tiguan”, por ejemplo, en los vastos idiomas de la tierra lo sabremos en los próximos años; los expertos cruzan los dedos para que no corran el infausto destino del automóvil de Mitsubishi.

Fuente: BBCMUNDO.com

Advertisements

Leave a comment

Filed under Actualidad

Comments are closed.