El sistema de castas, aún vigente

Cuando India se independizó, se promulgó una Constitución moderna que proclama la igualdad entre castas y comunidades. Sin embargo, para los dalit, como se conoce a los miembros de la casta más baja, la discriminación sigue a la orden del día.

Los dalit -término que significa “oprimidos”- también son conocidos como “intocables”.

Los dalits constituyen entre un 15% y un 18% de la población india.Forman entre el 15 % y el 18% de la población india. Hablamos de más de 170 millones de personas, para quienes el sistema de castas sigue determinando entre quién uno se puede move, comer y casare.

La Constitución de 1950 introdujo el sistema de cuotas para los dalits, reservando para ellos escaños en el Parlamento, en la burocracia gubernamental y en las instituciones educativas.

A través de la Constitución se intentó transformar estas relaciones.

Pero para el gran porcentaje de los dalit, sobre todo para aquéllos radicados en sectores rurales, no ha habido muchos cambios.

Tradición

Aunque se han beneficiado en educación y oportunidades de trabajo y la división entre castas ya no es tan estricta, los dalit sólo se casan entre ellos.

Los dalits siguen sufriendo la discriminación pese a los avances logrados.Viven segregados en todas partes del país, generalmente en las periferias de las poblaciones.

Un tercio de ellos no tiene acceso a los crematorios junto con las otras castas.

Una quinta parte tiene que caminar largas distancias para traer agua, no porque no haya agua en el pueblo, sino porque no les es permitido compartirla.

En ciertas áreas rurales, a los dalit se le sirve el té en vasos diferentes, o no los dejan entrar los templos.

Incluso, hay lugares donde tienen que desmontar el caballo cuando pasan por pueblos de castas altas.

Conversión

De cierta manera, el “sello de nacimiento” está cambiando. Los dalit se están convirtiendo al budismo, una práctica que comenzó hace más de 50 años como parte de un movimiento liderado por Bhimrao Ambedkar, autor de la Constitución india, quien era un dalit.

El profesor A. Ramaiah del Centro de Estudios sobre Dalit y Tribus del Insitituto Tata de Estudios Sociales en Mumbai, predice que en los próximos años habrá un gran flujo de dalit hacia el budismo, pues éste no acepta la división de castas.

Ramaiah explica: “Los dalit siguen siendo discriminados a diferentes niveles y ellos consideran la conversión como una salida honorable.”

Después de la independencia, se esperaba que la democracia y el desarrollo económico y social disminuyeran la lealtad primordial.

Pero el sistema de castas se ha consolidado con la formación de partidos políticos que movilizan sus apoyos entre ellas y les otorgan privilegios.

Esto no quiere decir que el juego de la política no esté cambiando en India. Actualmente, más y más grupos están exigiendo un pedazo del pastel nacional.

Los dalit también han logrado avances en otras áreas.

Sobre clases

Sin embargo, para la gran mayoría de los dalit, la justicia social es una ilusión y un eslogan vacío. El poder político va de la mano del poder social. Curiosamente, la casta baja también es la clase baja.

Bhimrao Ambedkar inició el movimiento de conversión al Budisimo.El ejemplo de Ramaiah es ilustrativo. Aunque él es catedrático, cuando viaja a su pueblo en el estado de Tamil Nadu se enfrenta a la misma discriminación que los que no han recibido educación alguna.

Sin embargo, hay pueblos donde la mayoría son dalit, y ellos ejercen todo el poder.

En los últimos años, han surgido varios partidos políticos de los dalit que han tomado el poder en grandes estados como Uttar Pradesh.

Esto no quiere decir que no haya discriminación.

Lo malo, según algunos, es que los dalit también continúan siguiendo la misma política paternalista.

El sistema de cuotas está dando resultados positivos, pero el sistema de castas sigue fuerte.

El estatus, honor y aceptación siguen siendo valores que se asocian con las castas.

Fuente: BBCMUNDO.com

Advertisements

Leave a comment

Filed under Actualidad, Cultura

Comments are closed.